3 dic. 2013

Bendita locura de la clasificación


Los antiguos talleres de la escuela de Ingenieros Agrónomos no paran de recibir cajas, palets y bañeras repletas de alimentos de la Gran Recogida 2013 desarrollada el pasado fin de semana.

Si hicieron falta mas de 3.000 voluntarios y voluntarias para atender los 130 puntos de recogida, ahora la locura es clasificar, pesar y ordenar los más de 300.000 kilos que se estiman aportó la generosidad de los cordobeses y cordobesas.

Serán necesarios muchos días para conocer con exactitud y precisión la totalidad de lo captado pero para muestra, baste señalar los 70.000 kilos traídos por Mercadona desde la provincia, o los 6.300 kilos aportados por sólo dos centros de Peñarroya o los 4.500 kilos de Hinojosa, o las 290 cajas recogidas en el establecimiento de la Carretera de Castro... y así hasta casi el infinito.

Los voluntarios y voluntarias que se afanan en las naves de la vieja ETSIA en poner orden a la bendita locura de los 300.000 kilos de generosidad, están militarmente organizados, pues no en vano un voluntario de tal condición es el que tienen el mando, y pronto esos precisos y preciosos alimentos empezarán a llegar a su destino que no es otro que los más de 30.000 necesitados de Córdoba y provincia a los que el Banco de Alimentos atiende a través de más de 250 entidades asistenciales y de beneficencia.

Bendita locura la de la clasificación de tantos kilos de generosidad y solidaridad.
Una vez más, gracias a todos

No hay comentarios:

Publicar un comentario